San Isidro, bueno y mártir

| |

El pasado 14 de mayo celebramos la fiesta del patrón de Madrid.
Como no puede ser de otra manera, dimos la bienvenida al santo patrón con la tradicional chocolatada. Nuestro archiconocido masterchef, ganador de multitud de premios culinarios, gracias a su gran especialidad, las roscas de porras, fue el encargado de comenzar la jornada festivalera.

Donde cada uno dentro de sus posibilidades y habilidades se puso como «el Kiko».
No se puede pedir mejor comienzo de curso que empezar con una chocolatada bañada con churros, así ha comenzado la nueva andadura en su colegio Víctor. Nuestro «fichaje» de Infantil.
Pero a parte de la chocolatada, también tuvimos diversas actividades, para amenizar aún más esta velada. 
Estas actividades fueron:
1º) Una obra de títeres, realizada por Raquel y Mar, del centro de día, y a los mandos de la bellísima técnico de sonido Martha, contribuyendo a un envolvente sonido que ya quisieran los IMAX.
2º) El ya famoso juego del paracaídas, dirigido y dinamizado por Luis,  donde disfrutamos tanto de su bellísimo colorido, como de agradables corrientes de aire que se agradecían en esa mañana de calor.
3º) Este año cambiamos el tradicional Bingo, por una Tómbola, organizada por Belén y Merceducas. Donde todos los participantes tuvieron un regalo, y donde para conseguir dicho regalo, experimentaron diferentes sensaciones (estas sorpresas fueron donadas por Carrefour).
4º) Para que todos y todas nos lleváramos un bonito recuerdo de este día, pasamos en grupo por el photocall, poniendo siempre nuestro mejor perfil.

Así concluimos el día del señor Isidro, todo ello regado con alegría, cariño y mucho amor.
Además no hay mejor día para comenzar a trabajar en nuestro colegio. Bienvenida a Nuria, nuestra nueva fisio (fotografía de la izquierda), a la que ahora será tu casa.

Gracias a Miguel que se encargó de sacar todas estas imágenes y más, que nos ayudan a ilustrar todo este ejercicio didáctico.
Y a modo de conclusión no quería dejar pasar la oportunidad de subir esta imagen que resume perfectamente esa España rural, tan bien retratada en la película «Los Santos Inocentes» del libro de Miguel Delibes, en el que el patrón de nuestra ciudad se siente identificado.




Anterior

Zumos, petunias y murales de primavera

Gracias por existir Luis

Siguiente
Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this