Repoblando el Despertar

| |

En el Despertar somos muy de cuidar el medio ambiente intentando, en la mayor medida posible, reducir nuestro impacto como ese virus que destruye el hábitat donde reside.
Por eso contamos con distintos proyectos para evitar nuestra huella nociva en el planeta.
Una de ellas es la de plantar distintas plantas, en el caso de esta entrada, la de varios olivos.
Para ello hemos necesitado de la fuerza bávara de María, para conseguir cierto tipo de tierra para el agarre de nuestros árboles.

Y después hemos necesitado de nuestros expertos en agricultura, y máximos devoradores del programa del padre Mundina para llevar a cabo esta tarea. Aunque hubo momentos tensos entre las gallegas y los extremeños, por alguna circunstancia que a los muchachos de los suburbios de la capital se nos hace difícil de entender. 😂

Para que sea una actividad educativa y no un mero entretenimiento de la parte rural de los profesionales del centro, contamos con algunos de los aprendices con mejor humor, para doblar el lomo (EBO 1 y 3) y otras clases que solo bajamos como si fuéramos pensionistas a mirar y dar indicaciones, no hay nada más español que uno trabajando y cuatro mirando y criticando el trabajo del otro.

Pero todo trabajo duro tiene su fruto. Y la naturaleza recompensa a las personas de buen corazón. Y nos ha regalado la primera visita de un abejorro para comenzar la polinización cruzada de las habas.

El abejorro es el bicho amarillo y negro de la foto de la derecha 🐝, el otro bicho es nuestro mejor trabajador y se llama Víctor.



📸 Fotos realizadas por Belén.

 

Anterior

Un paseo por el firmamento II

Bremen es un carnaval

Siguiente
Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this