¡Nos vamos de excursión!

| |

Las aulas de Infantil y de EBO 1 nos hemos marchado de excursión al lago de la Casa de Campo. Aprovechando un día estupendo donde hacía sol, pero el airecillo no ha dejado que nos asaramos de calor.

Hemos rodeado, dando un paseo, el lago. Que goooooordo que es, ¡La virgen! Aprovechando a hacernos fotos a lo largo del paseo. Esta foto ha sido gracias a un amable señor, que se ha ofrecido a hacerla, para que salieramos todos. Durante el paseo hemos visto los famosos cangrejos americanos, que están arrasando con la fauna autóctona de nuestros ríos, un amable empleado del Lago nos ha contado (previo asalto de Luis para preguntarle) que vienen del arroyo Meaques y que hay muchísimos, lo que puede llegar a ser un gran riesgo para los participantes de la triathlon del 28 de junio, que se realiza en esta ubicación. ¿Correrá peligro, ese día, el querido Rafael? Bueno si su rodilla se lo permite que nuestro amado runner se ha lesionado.
Esta foto está tomada desde el mirador de la Huerta de la Partida y aquí no hemos encontrado ningún buen samaritano que nos hiciera la foto de grupo 😂 Pero las vistas eran espectaculares. ¿Quién conoce los edificios, emblemáticos, de Madrid, que se ven al fondo? 
 
Después hemos llegado a la explanada donde íbamos a comer y pasar el resto de la jornada que nos quedaba.
Y sí, hemos ido de domingueros totales. Mesa, nevera, hielos, «mantas» de picnic, alimentos para dar de comer a vuestros hijos e hijas, más a toda la gente de la Casa de Campo, y creemos que hubiera sobrado 🙄
A continuación de la sobremesa, nos hemos tumbado para echarnos un ratito la siesta. No antes de jugar un ratito más.
Aunque siesta lo que se dice siesta, los únicos que han dormido han sido Irene e Izan.
Rulos y cuñas ya nos ha parecido ir muy cargados, así que el departamento de fisio nos perdone 😇 Podríamos no subir esta foto, pero la fotografía documental es así 😉

 Javier y Luis han preferido irse del grupo y pasar unos minutos de canciones a la sombra de un buen árbol.

 Bueno era eso o bañarse en la fuente que teníamos al lado.

Valentina ha preferido cantar al viento mil anuncios de la tele y Tadeo disfrutar de los reflejos del sol entre los árboles.

En conclusión todas las excursiones son agotadoras, pero tan bellas y tan lindas que merece la pena cada segundo de esfuerzo en ellas. Dar las gracias a nuestras voluntarias de hoy, Lucía y a Laura, por su simpatía y sus ganas de ayudar.
 
 
Anterior

Sesión continua

Al infinito y más allá

Siguiente
Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this